En cualquier emprendimiento, hay un momento crucial: decidir cuándo contratar al primer empleado y qué rol deberá desempeñar en función de las necesidades del negocio. ¿Por qué tus primeras contrataciones son tan importantes? Porque serán la base sobre la que se sustentará tu empresa en los próximos años.

¿Cuándo es el momento de empezar a contratar?

Quizá estás leyendo este artículo porque ya estás considerando hacer tu primera contratación. Pero, ¿cómo saber si es el momento adecuado para hacerlo? Bien, la mayoría de los emprendedores coinciden en una cosa: supieron que era hora de contratar cuando percibían un punto débil en su operativa.

Cuando notes que ciertas tareas te están quitando demasiado tiempo y no suponen la mejor aplicación de tus habilidades, podría ser el momento de buscar a otra persona para que te ayude, siempre que puedas pagarlo.

Claro está, en algunos casos, es más fácil decirlo que hacerlo. Y es que puede haber una tendencia a querer hacer la mayoría de las cosas por uno mismo durante el mayor tiempo posible para evitar contrataciones prematuras. Pero, una vez que ciertas funciones se convierten en una distracción que impide el desarrollo de tu negocio, deberás considerar contratar a alguien.

En algunos casos, puede que no sea una cuestión de desbloquear tu tiempo, sino más bien la detección de una brecha o una necesidad para fabricar, comercializar o distribuir tu producto. Si dentro de tus competencias no se encuentran aquellas relevantes para seguir creciendo, la incorporación de talento se hace imprescindible.

Es como cuando notas un dolor en tu cuerpo: puedes autodiagnosticarte o, simplemente, soportar el dolor el mayor tiempo posible. Pero si este no desaparece, al final necesitarás que un médico intervenga para diagnosticar el problema y darle una solución para que el dolor desaparezca.

Qué roles contratar

Una vez que hayas decidido que vas a comenzar a contratar, la siguiente pregunta es ¿a quién debo contratar primero? La verdad es que no hay una respuesta correcta o incorrecta. Depende de tus habilidades como fundador, el tipo de negocio que tengas y muchos otros factores.

¿Dónde están tus brechas?

¿Tienes una brecha de habilidades en tu negocio que te está restringiendo de alguna manera? Por ejemplo, si tienes una página web de servicios, pero no tienes conocimientos técnicos para implementar un área de servicio de clientes que te permita derivar ciertos aspectos de la gestión al plano online, es posible que necesites a un desarrollador web que te ayude a implementarla y mantenerla.

Debes comenzar llenando los vacíos que son necesarios para las funciones centrales de tu negocio en la etapa en la que se encuentra.

Como ves, empezar a contratar supone un momento crucial para cualquier emprendimiento que no debe tomarse a la ligera. Sigue nuestros consejos para acertar de pleno 😉

Pin It on Pinterest