La luz natural influye muy positivamente en nuestra salud y, por tanto, también en la productividad en el trabajo. A la hora de realizar nuestras tareas diarias, en casa o en el trabajo, es indispensable tener ánimo y salud.

Sin embargo, a causa de la rutina que la mayoría de nosotros nos vemos obligados a tener, pasamos mucho tiempo dentro de edificios, y casi no nos queda tiempo de disfrutar al aire libre. Pero ¿sabes qué beneficios puede aportarte la luz natural cada día?

 

La relación entre la luz natural y la productividad

Cuando nos sentimos bien, somos mucho más productivos y, en general, estamos mucho más motivados. Por eso, las ventajas de tener luz natural en el trabajo son incuestionables, y te las vamos a mostrar a continuación. Una iluminación adecuada influirá en tu sensación de bienestar y te ayudará a sacar adelante cada día tus tareas. Así, aunque no te quede tiempo para salir a buscar el sol por ti mismo, te recomendamos que esté presente en los espacios en los que pasas la mayor parte de tu tiempo.

 

1. Disminuye la sensación de cansancio

Al reducirse la sensación de cansancio, se hace evidente que nuestro rendimiento aumenta. También, otro efecto es que tendremos una mejor capacidad de respuesta. Por otro lado, la luz solar en el trabajo reduce la fatiga ocular y previene los dolores de cabeza.

 

2. Influye en nuestro estado de ánimo

Cuanto mejor ambiente hay en el trabajo, mejor nos sentimos. A nadie le gusta ir a trabajar a un lugar donde no hay un ambiente positivo. La luz solar ayuda a que estemos de buen humor, lo cual favorece la relación con nuestros compañeros.

 

3. Hará que nos guste nuestro trabajo

O al menos, hará que nuestro trabajo nos guste un poco más. Muchas personas abandonan su trabajo debido a la sensación de enclaustramiento, la tensión y el estrés que sienten en él. Una de las razones principales es la falta de la luz del sol, si no hay ventanas en la oficina. Esto último, además, hace que la calidad del aire que respiramos dentro sea mucho peor.

Cuando tenemos estas condiciones de trabajo, normalmente, nos ponemos de mal humor, y eso repercute en quienes nos rodean, tanto dentro como fuera de nuestro entorno laboral, así como en la calidad de nuestro trabajo. Por eso, disfrutar de la luz natural en nuestro día a día es tan importante.

 

4. Nos ayuda a conciliar el sueño

Aunque estemos gran parte del día en el trabajo, o incluso en casa y no al aire libre, tener luz natural nos ayuda a regular nuestro reloj biológico. Esto mitiga las posibilidades de desarrollar insomnio, ya que nuestro cuerpo será consciente de las horas del día por sí mismo y por la noche podremos conciliar mucho mejor el sueño.

Las personas que descansan bien por las noches aumentan su productividad en el trabajo. Además, también este punto influirá sobre el ambiente laboral, ya que estaremos de mejor humor y favoreceremos un ambiente positivo. Previene, a su vez, la aparición de enfermedades tanto físicas como mentales, ya que mantiene en forma nuestras defensas y evita el estrés emocional, o desórdenes como la depresión o la ansiedad.

El lugar de trabajo ideal es aquel que consigue combinar la luz natural con un buen aislamiento acústico y que, a su vez, promueve que haya una temperatura adecuada. Por eso, si estás buscando un espacio de coworking adecuado que favorezca tu productividad y te ayude a alcanzar el éxito, te recomendamos que poder disfrutar de la luz del sol sea uno de tus principales criterios, pues afectará sobre todos los demás. 

¿Y en Coplace Boadilla? Lo has adivinado, tenemos mucha luz natural 😉

Pin It on Pinterest

Share This