Si trabajas por tu cuenta o lo haces por cuenta ajena en la modalidad de teletrabajo, seguro te has planteado cómo aprovechar mejor las horas del día. Mejorar la productividad es fácil si sabes cómo, pero también hay una serie de mitos muy arraigados que no son ciertos sobre cómo trabajar más y mejor. Hoy te los contamos para que no caigas en ellos.

5 MITOS SOBRE LA PRODUCTIVIDAD PERSONAL

1/ HORAS TRABAJADAS

 En primer lugar, está el mito más sonado: cuanto mayor sea el número de horas que dediques al trabajo, mejor será la productividad. Las personas que respaldan esta teoría afirman que aunque tu nivel de concentración sea bajo, si dedicas más tiempo, sacarás más trabajo adelante.

Sin embargo, nada más allá de la realidad. Aunque tu concentración de partida sea baja, seguirá disminuyendo con las horas, lo que producirá errores que, sin duda, afectarán negativamente a la productividad. Para entendernos mejor: en un día de demasiadas horas trabajadas, cometerás un mayor porcentaje de equivocaciones y al día siguiente tendrás que invertir gran parte del tiempo en enmendarlos.

2/NÚMERO DE TAREAS REALIZADAS

Otro mito que queremos explicarte está relacionado con la definición de productividad. Seguro que si te preguntan qué es, piensas rápidamente que tiene que ver con hacer el mayor número de cosas en el menor tiempo posible. Pues bien, esto no es del todo cierto, ya que cada vez la eficiencia y la calidad son más importantes. No solo debemos buscar hacer muchas cosas, sino llevarlas a cabo de forma excelente.

3/ CONSTANCIA

El tercero de los errores hace referencia a la creencia generalizada de que la productividad no es fácil y requiere mucha constancia. Ser productivo, en cierto modo, implica aplicar la inteligencia al trabajo. Por ejemplo, de nada sirve estar muchas horas haciendo cálculos a mano (con los consiguientes errores) cuando existen programas, como, por ejemplo, Excel, que los realizan automáticamente.

Además, si dominas la ofimática, también sabrás crear plantillas que te valgan para días, meses, años… Así, la idea no es trabajar mucho, sino ejecutarlo de forma inteligente para ahorrarte trabajo. Para esto, es útil que te formes constantemente y, de este modo, sepas cómo reducir las horas de trabajo para conseguir los mismos resultados. No podemos olvidar nunca que la formación es siempre una inversión a largo plazo.

4/ VARIAS TAREAS A LA VEZ

En cuarto lugar, está la idea de que las personas productivas son capaces de realizar varias tareas a la vez. Seguro que si hablas con cualquier persona que sea realmente productiva te dirá precisamente lo contrario.

Y es que, cuanto mayor sea la concentración en una misma tarea, mejor será el resultado y antes se finalizará. Recuerda que la productividad y la excelencia están relacionadas, por lo que no tendría ningún sentido optar por ejecutar más tareas a medias en lugar de una única en profundidad.

5/ SER ALGUIEN DOTADO

Por último, afirmar que las personas productivas tienen algo especial es también un mito. Y es que simplemente son individuos que buscan mejorar gracias a la ayuda de sus compañeros y de programas ofimáticos que les resultan muy útiles para su trabajo.

Es decir, aquellos que obtienen la máxima productividad conocen perfectamente sus debilidades (y fortalezas) y saben qué tareas delegar. Por eso, no dudes en pedir ayuda si la necesitas y de aprender nuevas destrezas y habilidades que te ayudarán a mejorar en tu trabajo día a día.

En definitiva, el coworking es una opción muy interesante para mejorar la productividad. Esta nueva forma de trabajar ayuda a crear relaciones con otros sectores, y con profesionales que pueden ayudarte a impulsar áreas que no dominas tanto lo que, sin duda, ayuda a crecer en el ámbito profesional. 

Pin It on Pinterest

Share This