¿Cómo reducir gastos para que cuadren las cuentas en los primeros meses de actividad? Cuanta mayor sea la liquidez al inicio, más oportunidades de supervivencia tendrá nuestro proyecto. Sobre todo si surgen imprevistos por factores externos: situación económica, política, etc. 

Aquí van algunas claves para aquellas empresas jóvenes o profesionales que buscan cómo minimizar costes al emprender. 

 

Facturar a través de cooperativa

Generar suficientes ingresos para que compense pagar la cuota de autónomos es una de las primeras barreras a la hora de dar el paso. Como solución a este problema, han surgido las cooperativas de trabajo asociado que permiten facturar sin darse de alta como autónomo. 

Estas organizaciones son 100% legales y los asociados pueden cotizar solo por los días trabajados, de forma que tienen asegurados derechos sociales como desempleo, jubilación o sanidad pública llegado el caso.

 

Evitar alquilar local propio

Los gastos fijos lastran el crecimiento de tu proyecto, por eso es recomendable mantenerlos al mínimo en los comienzos. ¿Por qué pagar por los m2 de una sala de reuniones que solo usas una vez al mes? En lugar de alquilar una oficina, recurre a opciones flexibles como el coworking. 

A medida que tu proyecto crezca, podrás ampliar en número de puestos y el uso espacios dentro del coworking o dar el salto a tu emplazamiento definitivo.

 

Red de contactos

Emprender es un proceso que puede resultar muy solitario. Si participas en eventos de networking conocerás otras personas en tu misma situación, e incluso potenciales inversores dispuestos a convertirse en socios capitalistas de tu proyecto. 

También puedes establecer colaboraciones en modalidad de partner con otro profesional o empresa que acabe de empezar. Podéis hacer trueques en servicios equivalentes y establecer tarifas ventajosas entre vosotros.

¿Por dónde empezar a buscar esas colaboraciones? Existen asociaciones empresariales, foros y otros espacios para ello. En Boadilla te recomendamos acudir al Punto de Asesoramiento al Emprendedor.

 

Deducción de gastos

Los gastos susceptibles de desgravación han sido objeto de sucesivos cambios en la normativa, por lo que es importante que conozcas cuáles son los gastos deducibles vigentes. La deducción puede ser relativa al IVA (impuesto sobre el valor añadido) o al IRPF (impuesto sobre la renta de las personas físicas).

¿Sabías que también puedes deducir los gastos previos al inicio de actividad? En muchos negocios hay que hacer una inversión previa, y mediante un trámite en Hacienda puedes deducirlas tanto en lo referido al IVA soportado como al gasto en sí. Por último, también existe la posibilidad de aplazar pagos a Hacienda y a la Seguridad Social (hasta 30.000€ en cada institución), con un recargo a pagar más adelante.

Esperamos que estos consejos os den ideas para ayudar a despegar vuestro proyecto, ¡os invitamos a dejar vuestras experiencias en comentarios!

 

 

Pin It on Pinterest

Share This